1. Cree en Jesús

Paso 1: Cree en Jesús

El Evangelio de Juan se refiere en numerosas ocasiones a que Jesús vino al mundo para que tengamos vida. Utiliza expresiones como: «vida plena o abundante», «la resurrección y la vida» y «el camino, la verdad y la vida». Pero sin lugar a dudas, la que parece ser la expresión favorita de Jesús es: «vida eterna». Se refiere así a la clase de vida que Jesús desea para tí:

Dios amó tanto a la gente de este mundo, que me entregó a mí [Jesús], que soy su único Hijo,
para que todo el que crea en mí no muera, sino que tenga vida eterna.

Juan 3.16 (TLA)

Jesús vino para que tengamos una vida plena. Vino para cargar con nuestras debilidades, nuestras enfermedades y nuestro dolor. Vino para que podamos caminar en total libertad, paz, poder y propósito.

Jesús es más que un personaje histórico o un gran maestro que vivió alguna vez. Él ha conquistado la muerte para que tengamos vida eterna. No tenemos que ganarnos su amor ni la salvación, éstas un regalo gratuito, disponible para todo el que cree. Jesús quiere tener una relación personal contigo. Lo primero que tienes que hacer es creer con fe en Jesús y acercarte a Él tal como eres.

¿Crees en Jesús?

Te invitamos a que hagas esta oración:

Señor Jesús, creo que viniste al mundo para que tengamos vida eterna.
Creo en tí y quiero la vida eterna.
A partir de hoy me acerco a tí y quiero comenzar a tener una relación personal contigo.
Perdona mis pecados y ayúdame a conocerte más. Amén!

La oración de arriba es sólo un ejemplo, no te sientas limitado a orar sólo con esas palabras! Díle a Jesús todo lo que sientas en tu corazón. Recuerda que la idea es que a partir de hoy comiences a desarrollar una relación personal con Jesús.

¿Haz hecho la oración?

Si haz hecho la oración anterior permítenos felicitarte! A nuestro juicio, has tomado la decisión más importante y trascendente de tu vida!

No hay nada mágico en las palabras que acabas de usar. Es la actitud de tu corazón la que a Dios le importa. Como en todo gran viaje, comienzas con el primer paso. Eso es lo que acabas de hacer, dar tu primer paso, pero no olvides que tu relación personal con Jesús, no es sólo un paso, sino un gran viaje en el que construirás una relación al igual que lo haces con tus amigos, familiares o seres queridos.

Nos encantaría conectarnos por email contigo, si quieres, puedes dejarnos tu dirección de email aquí:

He realizado la oración.
No he realizado la oración, pero quiero mantener el contacto.
Mi dirección de email es:

Ahora te animamos a que continúes con el segundo paso haciendo click en el siguiente botón: