El bien te seguirá todos los días

Enviado por admin el vie 24 de jul de 2015 a las 01:33
Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
y en la casa del Señor moraré por largos días.

Salmos 23.6 (LBLA)

Alguna vez has pensado:

«¿Cuántas cosas he dejado de hacer o de intentar por temor?»

Temor a fracasar, temor a quedar en ridículo, temor a que no crean en mí, temor a la perdida, temor a ser criticado o a ser rechazado. El temor nos produce parálisis y esa parálisis nos impide alcanzar nuestros objetivos, nuestras metas o nuestros sueños... si es que todavía nos queda alguno...

El salmista nos aclara que el bien y la misericordia nos seguirán todos los días de nuestra vida. Por un lado está la promesa, que haríamos bien en recordar a diario. Pero por otro lado, vemos al salmista en movimiento contínuo, porque si el bien y la misericordia lo siguen cada día, significa que el salmista se pone en movimiento todos los días. No dejes que el temor o la apatía te paralicen, ponte en movimiento cada día y confía, porque el bien y la misericordia te seguirán.

Por último, esta promesa aplica a quienes desean habitar en Su casa largos días, es decir, quienes desean pasar tiempo en su presencia. Esto es algo que también debemos practicar cada día.

13 Pero de una cosa estoy seguro:
he de ver la bondad del Señor
en esta tierra de los vivientes.

14 Pon tu esperanza en el Señor;
ten valor, cobra ánimo;
¡pon tu esperanza en el Señor!

Salmos 27.13-14 (NVI)