Ministerio centrado en el pastor

Enviado por admin el lun 22 de feb de 2016 a las 13:27
Desarrollo de la iglesia

Dada la gran responsabilidad que tiene el pastor de velar por los fieles, aunado al hecho de que recibe un salario por sus servicios, se hace muy fácil y natural construir todo el funcionamiento ministerial alrededor de este puesto. El pastor percibe que es su responsabilidad hacerlo todo, y la iglesia tiene la expectativa de que así ocurra. La enseñanza, visitación, evangelización, capacitación, dirección de cultos, consejería, y demás actividades ministeriales están centradas en el tiempo, capacidad y disposición del pastor. A veces, los pastores y la iglesia llegan a estos acuerdos silenciosos en los que todos están cómodos con el arreglo.

Pero el problema principal en ese caso es que la iglesia se desarrollará solamente hasta donde lleguen la capacidad, tiempo y disposición del pastor. Una iglesia cuyo ministerio está centrado en el pastor retardará su crecimiento porque una sola persona no puede hacerlo todo; no puede supervisarlo todo; no puede decidirlo todo; no puede enseñarlo todo. En fin, una iglesia es un cuerpo que necesita centrar el ministerio en los dones que Dios ha repartido entre los miembros de esa comunidad específica.

Si bien es cierto que el pastor tiene la preparación teológica y ministerial para guiar a la iglesia, también es cierto que no tiene todos los dones para realizar todo el ministerio. Por lo tanto, es en perjuicio del crecimiento de la iglesia local centrar el ministerio en el pastor. También es en perjuicio del pastor hacerlo porque él mismo limitará su efectividad e influencia.

Wilbur Madera

Etiquetas: Iglesia Liderazgo Pastoral

¿Cómo sobrevivir a una iglesia poco saludable?

Enviado por admin el dom 30 de ago de 2015 a las 15:31
¿Cómo sobrevivir en una iglesia poco saludable?

En Considering (and Surviving) Unhealthy Christian OrganizationsEd Stetz aborda el tema de las organizaciones cristianas poco saludables. El artículo, en dos partes, es algo extenso, por lo que voy a compartir con ustedes sólo algunos aspectos que me resultaron muy interesantes.

Por el hecho de que se trate de organizaciones cristianas, es probable que hagan muchas cosas buenas, sin embargo, el daño que causan a las personas individuales en muchos casos es inconmensurable. Lo peor de todo es que es un problema que sigue creciendo...

Si la organización realiza cosas visiblemente buenas en lo exterior, pero sientes que tu ser interior es quebrantado por la organización y su liderazgo, ésto es un síntoma de su disfuncionalidad.

¿Cómo saber si su organización o iglesia cristiana es disfuncional o poco saludable? A continuación compartimos algunas señales:

  1. La iglesia o la cultura organizacional no valora a las personas que sirven, sólo se valora a los líderes.Cuando los líderes del ministerio ven a la gente como herramientas, en vez de verlas como socios, el resultado es que la gente es usada para servir al propósito, en lugar de ser parte del propósito. Son herramientas sin valor, sólo los líderes tienen valor.
  2. El líder es al único a quien se le permite pensar. Los seguidores sólo están para implementar sus ideas y nada más. A medida que la organización crece y el líder no delega en su liderazgo, las decisiones se retrasan, porque otros líderes no pueden resolver por su cuenta. La oficina del lider comienza a ser como “el agujero negro al que las ideas van a morir”. Toda idea debe ser aprobada por el líder, y el líder piensa que sólo él o ella tiene buenas ideas, las ideas no provienen de la gente. Es el líder el único que tiene “la visión”. Por supuesto que lo que se proclama públicamente suena diferente, pero en la práctica sólo las ideas del líder son las que prosperan.
  3. La iglesia u organización piensa que todos los demás están equivocados y sólo ellos están en lo cierto. Es decir, no hay ningún valor en otras personas o grupos. Hay sólo un grupo reducido al que ellos consideran“aceptable”, y los otros están equivocados y/o son estúpidos. La arrogancia es casi siempre un signo de una organización cristiana poco saludable.
  4. La gente intenta explicar que debido a lo bueno que han experimentado, vale la pena el maltrato que reciben. A menudo, nos es hasta que han dado un paso al costado de la organización que se dan cuenta que esto no era cierto. Una gran mentira que se les hace creer a los cristianos es que: el fin justifica los medios.
  5. La gente sabe de los evidentes problemas de carácter del líder, pero nadie se atreve a decir la verdad. A menudo estos líderes son conocidos por su ira, sin embargo se vuelven incuestionables debido a su supuesto poder espiritual, título eclesiástico, académico o algún otro.
  6. El líder posee una característica abrumadora. Por ejemplo la capacidad para predicar, su inteligencia o la capacidad de atraer a las personas. Sin embargo, el fruto de su vida cristiana se mantiene por debajo de lo esperado. Desde afuera de la organización parece ser un gran líder, pero los de adentro saben que él o ella está más preocupado/a de su aspecto exterior que del interior.

¿Eres parte de una organización poco saludable? ¡Sal de ella tan rápido como puedas! Hazte la siguiente pregunta: ¿Cómo afectará a mi familia permanecer en esta organización? Notarás que el líder habla a menudo acerca de la prioridad de la familia, pero en la práctica se refiere a la prioridad de SU propia familia. Tú eres el único dedicado a proteger a TU familia, protégela!

Podrás notar esto en el impacto que el líder produce en las personas cercanas. Una organización disfuncional tiende a mostrar estas dos características en su liderazgo:

  1. En primer lugar, muchos de los mejores líderes dejan el liderazgo. (y el líder siempre encuentra la forma de culparlos a ellos)
  2. En segundo lugar, los líderes que permanecen asumen las características tóxicas de la organización convirtiéndose en parte del problema (aunque a menudo también se quejan del líder).

Al fin y al cabo, esto es lo que quieren los líderes tóxicos: a nadie que no esté de acuerdo con ellos o tengan otras ideas. Por lo tanto, la mejor decisión posible es alejarse.

Si crees que necesitas salir de donde estás, comienza a orar en busca de otra oportunidad de ministerio. Sólo la expectativa de un futuro diferente es probable que alivie tu dolor y lucha diaria, y te ayude a enfrentar cada día. Cuando has tomado la decisión de retirarte, será muchísimo más fácil soportar lo que sucede a tu alrededor. Lo sé por experiencia. Confía tu futuro al Señor Jesús, Él te dará de su paz, que sobrepasa todo entendimiento.

¿Sumisión o cobardía?Sin embargo, y por diferentes motivos, también es posible que tengas que quedarte. Si este es el caso, y si crees que Dios te está ordenando que te quedes, te sugiero que tomes estas actitudes:

  1. No tengas temor. El miedo hará de tí un cobarde, en lugar de vivir como un valiente. Reconoce que te encuentras en una organización poco saludable, pero no te conviertas en un siervo poco saludable. Seguramente esto hará que te destaques del resto (y que hablen mal de tí también), pero por ninguna razón te conviertas en un cobarde.
  2. Marca la diferencia. Simplemente pregúntate: ¿qué puedo hacer aquí y ahora? Cuando no te conduces por temor, puedes conseguir ser mucho más útil para el reino. Podrás alentar a personas, que seguramente sean víctimas de esa cultura tóxica que impera en la organización.
  3. Habla la verdad. No tengas temor de decir la verdad acerca de tu iglesia u organización y su liderazgo. Es posible que sientas el rechazo, o la venganza incluso. Pero la verdad con gracia y humildad puede ser oída, o puede revelarte que es hora de partir.

Seguro que estas actitudes no son fáciles de poner en práctica. Te animo a buscar la sabiduría de Dios en oración para tomar las decisiones correctas. Dios puede abrir un nuevo camino en el desierto para tí.

Etiquetas: Artículos Ed Stetz Iglesia Liderazgo

Amor: el centro de la fe cristiana

Enviado por admin el sáb 29 de ago de 2015 a las 07:59
Christian Schwarz

El amor es una de las palabras más importantes de la teología cristiana y, sin embargo, una de las palabras más imprecisas sobre el planeta tierra. Muchos cristianos que utilizan este término comunican una idea claramente secular en lugar de un concepto completamente bíblico. A veces casi parece que como cristianos ni siquiera hemos captado realmente la amplitud total del concepto bíblico del amor, y menos aún ponerlo en práctica.

El problema principal: La falta de amor

Yo asisto a una iglesia famosa y en crecimiento; y sin embargo, me siento la persona más sola sobre el planeta tierra.
"Yo asisto a una iglesia famosa y en crecimiento; y sin embargo, me siento la persona más sola sobre el planeta tierra."

Hace algún tiempo, les pedí a los participantes de un seminario sobre el Desarrollo Natural de la Iglesia que escribieran en un trozo de papel cuáles creían ellos que eran las barreras más grandes del crecimiento de la iglesia. Una persona escribió "peleas". Otra escribió "luchas de poder". Otros escribieron "rumores", "indiferencia", "trabajo excesivo del liderazgo", "tradicionalismo", "testarudez", "estrechez de miras", "falta de confianza". Yo sugerí que todas las barreras se podían resumir en tres palabras: "falta de amor". Casi todos movieron la cabeza afirmativamente.

¿De qué va el crecimiento de una iglesia? ¿Más programas? ¿Más actividades? ¿Más ocupaciones? ¡Por Dios! ese no puede ser el futuro de nuestra iglesia. Todos los programas de iglecrecimiento del mundo deberían ser tirados al basurero si no ayudan a crear un lugar donde la gente que se siente sola y herida como esta mujer pueda encontrar consuelo, apoyo y sanidad.

He descubierto que nuestras iglesias están llenas de gente como la de la ilustración: solas, heridas y desilusionadas. Creo incluso que todos nosotros de una forma u otra, tenemos sentimientos parecidos. Y sólo unos pocos creyentes están en un grupo en el que hay confianza suficiente para que ellos puedan abrir sus corazones y experimentar el poder sanador del amor de Dios.

¿Dónde están las iglesias que pueden satisfacer esta sed? ¿Dónde están los cristianos que reflejan el amor de Dios de manera que el poder sanador de Dios se pueda experimentar en nuestro mundo?


Tomado del libro: Los 3 colores del amor, de Christian Schwarz.

El objetivo es hacer discípulos, no miembros de la iglesia

Enviado por admin el mié 26 de ago de 2015 a las 00:57

La medida de cómo está progresando el ministerio en su iglesia o comunidad, y la forma de evaluar si se están haciendo progresos, no es la asistencia del domingo, firmado por los miembros, las personas en grupos pequeños, o el tamaño del presupuesto (tan importante y valioso como son todas estas cosas!). La verdadera prueba es el éxito es cuán satisfactoriamente usted está haciendo discípulos que hacen discípulos. ¿Estamos viendo personas convertidas de estar muertas en sus transgresiones a estar vivas en Cristo? Y una vez convertidas, ¿les estamos dando un seguimiento para que sean establecidos como discípulos maduros de Jesús? Y a medida que son establecidos, ¿los estamos entrenando en el conocimiento, la piedad y las habilidades para que ellos a su vez, hagan discípulos a otros?
Se trata de la Gran Comisión, hacer discípulos que obedezcan todo lo que Cristo ha enseñado, incluyendo el mandato de hacer discípulos. Y esta es la clave de nuestra fidelidad a la misión de Cristo en el mundo, y el signo de una iglesia saludable: si somos o no somos de los que hacen auténticos discípulos de Jesucristo.

Tony Payne

Establecer un discípulo de Jesucristo no es algo tan fácil de medir cuantitativamente (con cifras). Que asista un gran número de personas a la célula o al culto general de la iglesia no significa que ellos sean realmente discípulos de Jesús, ni que nosotros estemos realmente llevando a cabo el trabajo encomendado en la Gran Comisión de discipular, fíjate que una gran asistencia no dice mucho acerca de los asistentes ni de los líderes! Es que el trabajo de discipulado es un trabajo cualitativo, es decir, relacionado a la calidad, no a la cantidad.

Teniendo esto presente, nos encontramos que porque una persona asista a los cultos o actividades de la iglesia, esto no asegura que sea un discípulo, como tampoco lo asegura el que cumpla  con ciertas conductas externas, como participar de la Santa Cena, cantar en el coro o asistir a las reuniones de líderes. ¿Quién es un discípulo entonces? Aquel que con el paso del tiempo se parece más y más a Cristo, y esto, no podemos medirlo con numeritos .

A este Cristo proclamamos, aconsejando y enseñando con toda sabiduría a todos los seres humanos, para presentarlos a todos perfectos en él.

Colosenses 1.28

Dé esto trata la Gran Comisión!

Gustavo Pardo

Hacia una teología bíblica sobre la multiplicación de iglesias

Enviado por admin el sáb 25 de jul de 2015 a las 15:58

Índice

Estudios Bioiglesia

  1. Hacia una teología bíblica sobre la multiplicación de iglesias
  2. Una razón teológica: Las iglesias locales son esenciales en la vida del Reino
  3. Una razón estratégica: El modelo bíblico está basado en la premeditada fundación de nuevas iglesias
  4. Una razón implícita: El modelo bíblico supone la multiplicación de las iglesias fundadas
  5. Una responsabilidad ineludible

Una responsabilidad ineludible

Enviado por admin el sáb 25 de jul de 2015 a las 15:57

Estudios BioiglesiaLa misión y las iglesias locales primitivas Melvin Hodges escribió: “La Iglesia es el agente de Dios en la tierra, el medio por el cual él se expresa al mundo. Dios no tiene ningún otro representante redentor en la tierra.” No sólo tiene la iglesia la responsabilidad de la Gran Comisión (Mateo 28:19-20, Marcos 15:16, Lucas 24:47-48, Juan 20:21, Hechos 1:8), sino que al ser el Cuerpo de Cristo, es el vehículo por el cual la Cabeza cumple sus propósitos sobre la tierra (Efesios 3:10). Y así, como el Cuerpo de Cristo en sus localidades, las iglesias locales lógicamente comparten unas con otros la responsabilidad dada a la iglesia entera.

Un hecho que se puede observar durante la expansión inicial de la iglesia es la cantidad de veces que la iglesia en Jerusalén encomienda a ciertos representantes que verifiquen la obra del Espíritu Santo en la apertura de una nueva fase de la misión cristiana. Cuando Felipe llevó el evangelio a Samaria, los Apóstoles en Jerusalén enviaron a Pedro y a Juan a investigar la situación (Hechos 8:14). Cuando Pedro es usado para llevar la salvación a Cornelio y a los de su casa, los creyentes de Jerusalén le pidieron cuentas (Hechos 11:1-4). Cuando unos hombres de Chipre y Cirene llevaron las buenas nuevas a Antioquía y la noticia de esto “llegó... a oídos de la iglesia que estaba en Jerusalén,” enviaron a Bernabé (Hechos 11:22).

Una razón implícita: El modelo bíblico supone la multiplicación de las iglesias fundadas

Enviado por admin el sáb 25 de jul de 2015 a las 15:20

El papel de las iglesias paulinas

Estudios BioiglesiaTrataríamos injustamente la genialidad de la estrategia del apóstol si meramente concluyéramos que individuos dotados deben involucrarse en esfuerzos para fundar nuevas iglesias. La estrategia de Pablo, sin duda, iba más allá de sus propios esfuerzos y de los de su equipo. Incluía a las iglesias que él fundó. Pablo esperaba que estas iglesias continuasen la obra de plantar nuevas iglesias, para que de éstas, otras se multiplicaran.

Roland Allen creía que:

La teoría de evangelizar una provincia que tenía San Pablo no era la de predicar en cada sitio él mismo, sino establecer centros de vida cristiana en dos o tres lugares importantes desde los cuales el conocimiento podría extenderse al territorio circundante. Esto es importante, no como evidencia de que él prefería predicar en la capital en vez de un en pueblo de la provincia o en una aldea, sino porque su intención era que su congregación llegase a ser inmediatamente un centro de luz (el énfasis es mío).

Una razón estratégica: El modelo bíblico está basado en la premeditada fundación de nuevas iglesias

Enviado por admin el sáb 25 de jul de 2015 a las 13:55

Pablo: más que evangelista, fundador de iglesias

Estudios BioiglesiaEl libro de los Hechos relata el crecimiento de la iglesia primitiva tras la ascención del Señor Jesús al cielo. En el proceso de relatar ese crecimiento, Lucas principalmente narra la historia de Pablo. Personalmente creo que esto es un detalle sumamente significativo. El Espíritu Santo pudo haber dejado documentado otros acontecimientos en la vida de la iglesia primitiva. Pudo haber inspirado a varios autores para que escribieran sobre la expansión de la iglesia. Pero no lo hizo. El guió a Lucas para que redactara ese documento, y guió a Lucas para que lo hiciera de una manera muy selectiva que diese preeminencia al ministerio del Apóstol a los Gentiles. ¿Por qué? Entre otras razones, creo que fue porque el Espíritu quiso que la iglesia aprendiera del ejemplo de Pablo.

Y lo que es evidente al estudiar el ministerio de Pablo es que Pablo no vio su ministerio principalmente como el ganar almas, sino el comenzar iglesias. D.J. Tidball escribe, “El interés principal de Pablo no era la conversión de individuos, sino la formación de comunidades cristianas. En una ciudad grande, como Roma o Corinto, es muy probable que varias comunidades fueran creadas, cada una basada en una casa diferente.”

Una razón teológica: Las iglesias locales son esenciales en la vida del Reino

Enviado por admin el sáb 25 de jul de 2015 a las 13:17

Estudios BioiglesiaPara no dar nada por sentado, primero es necesario preguntarse por qué son importantes las iglesias.

 

1. Los creyentes necesitan comunión

Quizás la primera respuesta es obvia: los creyentes necesitamos comunión. Esto es una parte normal de la vida cristiana. Las escrituras específicamente desaprueban un cristianismo aislado. Por eso encontramos exhortaciones como la de Hebreos 10:25: “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más cuanto veis que aquel día se acerca.” Además, estar juntos es necesario para poder cumplir las obligaciones que tenemos mutuamente los unos con los otros. Por ejemplo, “estimularnos al amor y a las buenas obras” (v. 24).

 

2. La vida nueva es comunitaria

Un cristianismo solitario no encaja con la realidad comunitaria de la vida nueva. Al ser regenerado, Cristo “nos ha librado del poder de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su amado Hijo” (Colosenses 1:13). El concepto de un reino es un concepto social. Creyentes aislados no pueden reflejar esta realidad social. ¿Cómo puede manifestarse, por lo tanto, el reino en la tierra sin una comunidad? Simplemente no puede.

Hacia una teología bíblica sobre la multiplicación de iglesias

Enviado por admin el sáb 25 de jul de 2015 a las 13:11
Estudios Bioiglesia

Por  Jonatán Haley
22/02/2000

Fundar nuevas iglesias es una labor loable que muchas iglesias fomentan por todo el mundo, principalmente por medio de sus misioneros. Pero de este trabajo surge naturalmente una pregunta que muchas veces pasa desapercibida: ¿No deberían estas iglesias, que promueven la implantación de iglesias alrededor del planeta con tanto vigor, iniciar también iglesias en su misma localidad? ¿No deberían nuestras iglesias tener el mismo celo para la multiplicación de congregaciones “en casa”, como en el extranjero? ¿Por congregaciones “en casa”, como en el extranjero? ¿Por qué no fundar una nueva iglesia en nuestra misma ciudad, incluso, en nuestra misma zona de la ciudad?

En sus formas más básicas, me parece que sólo existen tres posibles respuestas a estas preguntas.

12