Cómo huir de la infidelidad emocional

Enviado por admin el sáb 4 de feb de 2017 a las 11:38
Cómo huir de la infidelidad emocional

Por José Luis y Silvia Cinalli

¿Se puede ser infiel sin contacto físico? ¿Es posible engañar al cónyuge sin intimidad sexual? Jesús dejó bien en claro que no es necesario que el adulterio involucre los genitales: “Yo les digo que cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón”, Mateo 5:28 (NVI).

Paseábamos por la ciudad de Buenos Aires y decidí cortarme el cabello. Mientras el peluquero hacía su trabajo comentó que le lleva dos horas y media llegar cada mañana y otro tiempo igual volver a su casa todas las noches. ¡Cinco horas de viaje! ¿Cómo sobreviven sus vínculos familiares?

Hoy en día se permanece mucho más tiempo en el trabajo que con el cónyuge. Este medio facilita las amistades especiales, es decir, personas con las que da gusto hablar, trabajar y relacionarse de modo más directo. Comienzan los coqueteos, las insinuaciones y conversaciones íntimas y privadas, las que, finalmente, provocarán conexiones emocionales muy fuertes. Como dijo Catherine Deneuve: “Un flirteo es como una pastilla. Nadie puede predecir exactamente sus efectos secundarios”. Salomón lo dijo así: “La sabiduría te librará de la mujer (persona) inmoral, de las palabras seductoras de la mujer (persona) promiscua… Entrar a su casa lleva a la muerte, es el camino a la tumba”, Proverbios 2:16-18 (NTV) énfasis del autor.

Luis Mazzon, licenciado en psicología, dice que la infidelidad emocional es un intenso vínculo afectivo y con un gran compromiso, dedicación de tiempo e intimidad, que se da con alguien ajeno a la pareja pero que no incluye un contacto físico.

Lo diabólico de este tipo de infidelidad es que las personas involucradas pueden engañarse a sí mismas, creyendo que la relación “no ha llegado a mayores”. Sin embargo, ese “alguien especial” es mucho más cercano y querido que la propia pareja.

La infidelidad emocional puede ocasionar tanto daño como la estrictamente sexual. Hay personas que perdonarían una “aventura sexual” pero no una relación con vínculos sentimentales. Particularmente a ti: ¿qué te molestaría más?

He aquí algunas razones por las que una persona podría cruzar el umbral de la santidad y quedar “enganchada” emocionalmente con alguien que no es su pareja.

  • Vacío emocional. Cuanto más distanciada esté una pareja, mayor será el riesgo de comenzar una infidelidad emocional. El distanciamiento no necesariamente será físico; el emocional es mucho más peligroso. Los vacíos afectivos, las carencias amorosas y la falta de apego a la pareja pueden dar lugar a una nueva e intensa relación fuera del matrimonio.
  • Falta de interés. Hay una especie de embotamiento; si él o ella está, o no, da lo mismo. Cada uno de ellos siente que vive “en paz” cuando está solo/a, y agobiado/a cuando comparte el espacio con su pareja. Las críticas mordaces y los insultos solapados son la forma de relacionamiento diario. La intimidad es rutinaria, espaciada y poco gratificante. “Normalmente cuando una pareja pasa por una etapa de desencanto y la rutina se instaura como pauta de funcionamiento, crece la posibilidad de la infidelidad emocional. Si sólo deseo que llegue el lunes para poder verlo/a en el trabajo, si constantemente quiero hablar o chequear el e-mail para ver si me ha escrito, significa que el fuego está cerca. Aquí puede surgir el engaño, la culpa y el remordimiento”.
  • Ausencia de comunicación. Las palabras, gestos y acciones pueden favorecer o entorpecer la intimidad. La licenciada Analía Mitar dice: “Hay que fomentar y sostener una buena comunicación, tanto sobre temas cotidianos de la vida como en el plano sexual. Es decir, hablar, compartir fantasías sexuales y generar el tiempo para las distintas emociones que se ponen de manifiesto en los juegos sexuales. También se debe tratar de buscar nuevos escenarios para la pareja, hacer cosas atrevidas y fuera de la rutina, que no sólo sean sexuales sino divertidas. Eso incrementa la sensación de sentirse a gusto con el otro. Y suma mucho a la relación”.

La mejor manera de evitar la infidelidad emocional es fortalecer tu pareja, a la vez que colocas un freno a las otras relaciones. Recuerda, uno nunca está inmune a este tipo de tentaciones. El hecho de estar casado/a no apaga necesariamente el deseo por otras personas, por lo que te recomendamos, si reconoces que estás pasando un tiempo de cercanía emocional con un compañero/a de trabajo u otra persona y tu relación matrimonial es totalmente madura, coméntaselo a tu cónyuge. El compartir tu tentación puede generar mayor intimidad y acercamiento. Sabemos que es difícil pero piénsalo de esta manera, mucho más difícil será para tu cónyuge sobreponerse al engaño y restituir la confianza en caso que la relación continúe, que ayudarte a superar esta tentación sin condenación y con mucho amor.

Sentarse, reflexionar y evaluar las consecuencias desastrosas que puede generar dicha “aventura” es tu mejor opción. Evita el contacto y la intimidad con personas distintas a tu cónyuge. Modifica tu rutina. Redirecciona tu pasión. Tu familia merece el esfuerzo.

Fuente: Argentina oramos x vos

La reacción de los padres frente al abuso de sus hijos

Enviado por admin el jue 24 de sep de 2015 a las 09:50
Abuso infantil

La reacción de los padres frente al conocimiento del abuso en uno de sus hijos puede ayudarlos o generar aun más traumas. Por ejemplo, algunos se enfurecen muchísimo, quieren hacer justicia por mano propia, vociferan y maldicen. De ahí que si usted interviene en una causa debe mantener la calma e invitar a los padres a tomar la misma actitud.

Lo mejor es proceder con la máxima tranquilidad posible. El enojo por sí solo no resuelve la situación ni aporta algo positivo a la causa. David es un claro ejemplo de un padre que se enojó muchísimo cuando supo que su hija Tamar había sido abusada sexualmente por su medio hermano Amnón, 2 Samuel 13:21, pero no hizo nada al respecto. David se enojó mucho, se irritó en extremo, se enfureció y se llenó de ira. ¿Y qué más hizo? Absolutamente nada. No hizo nada con Amnón y, lo que es peor, no hizo nada por su hija Tamar. Ella quedó desconsolada y él “sólo se enojó muchísimo”.

Si usted es padre no proceda de ese modo. Si su hijo/a ha pasado por el abuso, no se quede en el enojo, cálmese y haga las cosas como tienen que hacerse. Su hijo/a lo necesita entero, firme en el Señor, dándole fuerzas y esperanzas para sobrellevar todo lo que implica este trance amargo.

Por otra parte, recuerde que no necesita luchar solo cuando Dios quiere darle una mano. Ponga todo su dolor delante de él. Busque en Dios su socorro; inclúyalo en el proceso de restauración. Dios se encargará de su causa, rectificará sus males y los colmará de bendiciones. Donde parece no haber futuro Dios abre siempre un camino de esperanza. Isaías 44:2-3 dice: “Te ayudaré. No temas, siervo mío... Porque yo derramaré aguas sobre el sediento, y ríos sobre la tierra árida. Derramaré mi Espíritu sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos”.

No importa que tan malas sean las circunstancias o cuán doloroso haya sido lo vivido. No importa cuántas personas digan que no podrán lograrlo, o cuantas otras intenten destruir sus esperanzas, Dios tiene el poder de abrir fuentes de bendición y que todo cambie para bien. En todos los problemas de la vida Dios trae consolación. Eclesiastés 3:15 afirma: “…Dios restaurará lo que pasó”. Declárelo en voz alta: “Dios restaurará lo que pasó”. Tome esta promesa para su vida y, cada día, créala como una realidad que está viniendo.


Fuente: www.placeresperfectos.com.ar

Etiquetas: Artículos Familia Sexualidad Vida cristiana

El modelo sustentable

Enviado por admin el mar 15 de sep de 2015 a las 09:06
Daniel González

No te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti.

Romanos 11.18

Necesitamos comprender que para que algo sea sustentable en nuestra vida debe poseer una raíz que lo sustente.

Cuando veas algo fructífero en tu vida, no te olvides que el origen de eso está en su raíz. No cometas el error de concentrarte en la rama y descuidar la raíz, la cual es el sustento.

Si te disgusta algo en tu vida, no cometas el error de agarrártela con la rama, por el contrario, andá al verdadero origen del problema, es decir, a la raíz.

Hoy vivimos en una sociedad que le presta importancia nada más que a la rama, y no está dispuesta a invertir en trabajar en la raíz.

Esta es una mentalidad de maquillaje, que lo único que trata de hacer es disimular las consecuencias, sin trabajar profundamente en las causas que las ocasionan.

No te olvides de que para tener las ramas deseadas, debés tener las raíces adecuadas:

  • Una economía próspera requiere de una administración sana.
  • El crecimiento laboral requiere del desarrollo personal.
  • La paz familiar requiere de amar y tolerar.
  • Una vida espiritual plena requiere de una entrega total a Dios.

A la hora de plantar cosas en tu vida no te olvides de aplicar este principio y establecé la raíz adecuada para desarrollar la rama deseada.

Recordá que existe un solo modelo sustentable y es fundar nuestra vida en los principios de la Palabra de Dios, la cual no vuelve vacía y cumple el fin para el cual el Señor la envió.

Que puedas también en tus hijos, sembrar las raíces adecuadas, más allá de que estas hoy en día sean valoradas, para que, en el futuro, ellos también tengan las ramas deseadas.

Analizá cada fruto que produce tu vida, si son buenos no descuides la raíz, y si son malos, trabajá en ella para que estos cambien en el futuro.

Yo bendigo tu vida para que, con la bendición de Dios, puedas colocar la raíz adecuada para cada fruto deseado.


Tomado de: Principios para el éxito por el Pastor Daniel González

Etiquetas: Artículos Daniel González Vida cristiana

Amor: el centro de la fe cristiana

Enviado por admin el sáb 29 de ago de 2015 a las 07:59
Christian Schwarz

El amor es una de las palabras más importantes de la teología cristiana y, sin embargo, una de las palabras más imprecisas sobre el planeta tierra. Muchos cristianos que utilizan este término comunican una idea claramente secular en lugar de un concepto completamente bíblico. A veces casi parece que como cristianos ni siquiera hemos captado realmente la amplitud total del concepto bíblico del amor, y menos aún ponerlo en práctica.

El problema principal: La falta de amor

Yo asisto a una iglesia famosa y en crecimiento; y sin embargo, me siento la persona más sola sobre el planeta tierra.
"Yo asisto a una iglesia famosa y en crecimiento; y sin embargo, me siento la persona más sola sobre el planeta tierra."

Hace algún tiempo, les pedí a los participantes de un seminario sobre el Desarrollo Natural de la Iglesia que escribieran en un trozo de papel cuáles creían ellos que eran las barreras más grandes del crecimiento de la iglesia. Una persona escribió "peleas". Otra escribió "luchas de poder". Otros escribieron "rumores", "indiferencia", "trabajo excesivo del liderazgo", "tradicionalismo", "testarudez", "estrechez de miras", "falta de confianza". Yo sugerí que todas las barreras se podían resumir en tres palabras: "falta de amor". Casi todos movieron la cabeza afirmativamente.

¿De qué va el crecimiento de una iglesia? ¿Más programas? ¿Más actividades? ¿Más ocupaciones? ¡Por Dios! ese no puede ser el futuro de nuestra iglesia. Todos los programas de iglecrecimiento del mundo deberían ser tirados al basurero si no ayudan a crear un lugar donde la gente que se siente sola y herida como esta mujer pueda encontrar consuelo, apoyo y sanidad.

He descubierto que nuestras iglesias están llenas de gente como la de la ilustración: solas, heridas y desilusionadas. Creo incluso que todos nosotros de una forma u otra, tenemos sentimientos parecidos. Y sólo unos pocos creyentes están en un grupo en el que hay confianza suficiente para que ellos puedan abrir sus corazones y experimentar el poder sanador del amor de Dios.

¿Dónde están las iglesias que pueden satisfacer esta sed? ¿Dónde están los cristianos que reflejan el amor de Dios de manera que el poder sanador de Dios se pueda experimentar en nuestro mundo?


Tomado del libro: Los 3 colores del amor, de Christian Schwarz.

El objetivo es hacer discípulos, no miembros de la iglesia

Enviado por admin el mié 26 de ago de 2015 a las 00:57

La medida de cómo está progresando el ministerio en su iglesia o comunidad, y la forma de evaluar si se están haciendo progresos, no es la asistencia del domingo, firmado por los miembros, las personas en grupos pequeños, o el tamaño del presupuesto (tan importante y valioso como son todas estas cosas!). La verdadera prueba es el éxito es cuán satisfactoriamente usted está haciendo discípulos que hacen discípulos. ¿Estamos viendo personas convertidas de estar muertas en sus transgresiones a estar vivas en Cristo? Y una vez convertidas, ¿les estamos dando un seguimiento para que sean establecidos como discípulos maduros de Jesús? Y a medida que son establecidos, ¿los estamos entrenando en el conocimiento, la piedad y las habilidades para que ellos a su vez, hagan discípulos a otros?
Se trata de la Gran Comisión, hacer discípulos que obedezcan todo lo que Cristo ha enseñado, incluyendo el mandato de hacer discípulos. Y esta es la clave de nuestra fidelidad a la misión de Cristo en el mundo, y el signo de una iglesia saludable: si somos o no somos de los que hacen auténticos discípulos de Jesucristo.

Tony Payne

Establecer un discípulo de Jesucristo no es algo tan fácil de medir cuantitativamente (con cifras). Que asista un gran número de personas a la célula o al culto general de la iglesia no significa que ellos sean realmente discípulos de Jesús, ni que nosotros estemos realmente llevando a cabo el trabajo encomendado en la Gran Comisión de discipular, fíjate que una gran asistencia no dice mucho acerca de los asistentes ni de los líderes! Es que el trabajo de discipulado es un trabajo cualitativo, es decir, relacionado a la calidad, no a la cantidad.

Teniendo esto presente, nos encontramos que porque una persona asista a los cultos o actividades de la iglesia, esto no asegura que sea un discípulo, como tampoco lo asegura el que cumpla  con ciertas conductas externas, como participar de la Santa Cena, cantar en el coro o asistir a las reuniones de líderes. ¿Quién es un discípulo entonces? Aquel que con el paso del tiempo se parece más y más a Cristo, y esto, no podemos medirlo con numeritos .

A este Cristo proclamamos, aconsejando y enseñando con toda sabiduría a todos los seres humanos, para presentarlos a todos perfectos en él.

Colosenses 1.28

Dé esto trata la Gran Comisión!

Gustavo Pardo

Para ver la gloria de Dios

Enviado por admin el mié 26 de ago de 2015 a las 00:49
Nilda Barros

¿Querés ver la gloria de Dios?

Dios está despertando a su iglesia en este tiempo, y este despertar está produciendo un anhelo ferviente por ver la gloria del Señor. Deseamos con todo nuestro corazón experimentar el poder de Dios en nuestra vida, y es el Espíritu Santo quién está trayendo este mover entre nosotros. Y muchas veces no sabemos como lograr ver la gloria de Dios y nos preguntamos “¿Qué tengo que hacer?”

Jesús, intercedió por nosotros al Padre con ésta oración:

“Padre, quiero que los que me has dado estén conmigo donde yo estoy. Que vean mi gloria, la gloria que me has dado porque me amaste desde antes de la creación del mundo.”

Juan 17.24

Hay dos cosas que Jesús le pide al Padre en éste versículo:

  1. Los que me has dado estén conmigo donde yo estoy:
    Si queremos ver la gloria de Dios, lo primero que debemos hacer es estar con Él en intimidad, conocer su corazón, pasar tiempo a solas con Dios, disfrutar su presencia, conocerlo más, escuchar su voz.
    Jesús anhela que estemos con Él, donde él está, ¿dónde está Jesús? Él está sentado a la diestra de Dios Padre, reinando con poder y majestad, está en un lugar de autoridad, esto nos habla también de posicionarnos como hijos de Dios y herederos.
  2. Que vean mi gloria, la gloria que me has dado...
    ¿Qué es ver la gloria de Jesús? Es ver la manifestación de su presencia, ver su triunfo, ver su señorío, ver su victoria sobre el mundo y sobre las tinieblas.
    ¡Jesús quiere que sea posible para nosotros ver su gloria!

Moisés hablaba con el Señor cara a cara, como quién habla con un amigo

Éxodo 33:11

Esa intimidad que experimentaba se reflejaba en su rostro... “por haber hablado el Señor, de su rostro salía un haz de luz” (Éxodo 34.29). Por éste motivo él tenía que cubrirse con un velo porque su rostro resplandecía (Éxodo 34.35).

Aunque esto nos parezca tremendo, en 2 Corintios 3.7-9, nos habla de “la gloria del nuevo pacto”, y dice que los israelitas no podían mirar la cara de Moisés debido a la gloria que reflejaba en su rostro, la cual ya se estaba extinguiendo, ¿no será más glorioso el ministerio del Espíritu?

Dios espera que todo lo que vivamos en éste tiempo sea más glorioso que lo que vivió Moisés, 2 Corintios 3.12-13 dice:

“Así, que como tenemos tal esperanza, actuamos con plena confianza.
No hacemos como Moisés, quien se ponía un velo sobre el rostro para que los israelitas no vieran el fin del resplandor que se iba extinguiendo.”

Ahora, cada vez que tenemos intimidad con nuestro Dios, podemos ser transformados a su semejanza, o sea parecernos más a Él, y reflejar su gloria, ésta es una gloria que no se extingue, sino que crece cada vez que nos acercamos a Él.

Así, todos nosotros que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu.

2 Corintios 3:18

Etiquetas: Artículos Vida cristiana

¿Es importante el don de sanidad hoy?

Enviado por admin el vie 31 de jul de 2015 a las 16:17
Jack Deere

Por Jack Deere

Lessa y yo tenemos una amiga muy querida que padece de graves jaquecas. Hasta ahora ningún médico ha sido capaz de descubrir la causa o de curarla de ellas. Algunas veces las jaquecas la debilitan, y otras, desaparecen antes de debilitarla. Nuestra amiga es una maravillosa esposa y madre, y ama a Dios con todo su corazón. Pasa cada madrugada meditando en la Biblia y esforzándose en oración para el progreso del reino de Dios. Nos contó el otro día que esas primeras horas del día son la razón más importante de su vida. Está convencida de que Dios la ha puesto en la tierra para esforzarse orando porque la gloria de Dios sea revelada. Ha sido tan fiel en la oración como el que más de los que yo he conocido.

Hemos orado para que el Señor sane a nuestra amiga de esas jaquecas, pero hasta ahora en realidad han empeorado. Hace poco un médico le prescribió una medicina que ha dado resultados en quitarle el dolor. El problema es que tiene que tomarla antes de irse a dormir, y la deja atontada hasta media mañana. Ahora nuestra amiga está atrapada en un dilema: si toma la medicina no puede concentrarse lo suficiente para orar o meditar de mañana, pero si no la toma, tiene que soportar graves jaquecas. Su tiempo de oración es tan importante para ella, que con frecuencia renuncia al alivio y soporta el dolor de las jaquecas a fin de continuar con su intercesión matutina.

El ahorro

Enviado por admin el jue 30 de jul de 2015 a las 17:43
El ahorro

Por Daniel González

 

23 Asegúrate de saber cómo están tus rebaños;
cuida mucho de tus ovejas;
24 pues las riquezas no son eternas
ni la fortuna está siempre segura.

Proverbios 27.23-24

Uno debe ser diligente a la hora de utilizar el dinero y una de las formas de hacerlo es desarrollando el hábito del ahorro, como enseña la Biblia con la hormiga que guarda en el verano para cuando llega el invierno.

Para poder ahorrar, y así saber aprovechar los buenos momentos, necesitamos seguir los siguientes pasos:

Santidad por fe ...

Enviado por admin el jue 30 de jul de 2015 a las 00:23
Sergio Scataglini

Recuerde, la santidad no es una lista sino una persona: Jesucristo. Él se convirtió en nuestra santidad y nuestra justicia (vea 1 Corintios 1:30). El legalismo cree que la salvación se recibe por fe pero la santificación se recibe por obras, pero la realidad es que tanto la salvación como la santificación se reciben por fe, acompañada por arrepentimiento y obediencia.

“La salvación es por fe;
¡la santidad también es por fe!”


Citado del libro El fuego de su santidad, de Sergio Scataglini (Casa Creación).

«Si es tu voluntad» y otros conceptos errados acerca de la oración por sanidad

Enviado por admin el lun 27 de jul de 2015 a las 18:33

Por Will Eisenhower

En este perspicaz artículo, el Dr. Will Eisenhower nos muestra que el acercarse en oración a Dios con «Si es tu voluntad» no sólo no es escritural, sino también inútil.

Orar por otros es un privilegio increíble. También lo es enseñar a otros a orar por otros. De hecho, es difícil imaginar algo más crucial para el avance del reino, algo con mayores consecuencias a largo plazo, o algo más satisfactorio, que transmitir a otros cristianos cómo orar efectivamente por las necesidades de las personas.

Cuando las personas a quienes enseñamos son nuevos creyentes, a menudo ellos no tendrán una base adecuada - en términos de un trasfondo bíblico o una perspectiva teológica para la oración. Pero ellos pueden compensar eso con su entusiasmo y receptividad. En contraste, cuando el aprendiz ha sido cristiano por algún tiempo, sus soportes teológicos pueden estar presentes, también suposiciones erradas y formas de acercamiento a la oración menos que útiles.

Un ejemplo es el síndrome de SETV. SETV significa “Si Es Tu Voluntad”. Ora con otros por un tiempo y el SETV aparecerá. Cuando sucede, puede parecer fuera de lugar aunque no podamos concretar por qué. Está la persona; ¿Siendo humilde?, ¿Demostrando falta de fe? ¿Ambos? o ¿Es sólo un asunto de estilo? Algunos cristianos se sienten más cómodos si comienzan con un SETV, otros no, entonces tal vez no existe realmente una forma de (o necesidad de) evaluar un estilo con relación a otros. O algo así pueden pensar algunos.

12